Raúl Cháves: “No queremos reincidir con las mutilaciones”

Ester Urban y Raul ChavezEn 2003, los ufólogos Raúl Chávez y Ester Urban (integrantes del grupo CIUFOS de La Pampa), me acompañaron hasta la chacra Las Tres Marías, Colonia del Indio, Anguil, cerca de Santa Rosa, a conocer los casos que investigaron sobre “mutilación de ganado” y forman parte del capítulo “Si ves una vaca volar, créeme” de Invasores. Por aquellos días me revelaron la extraordinaria historia de Oscar Flores, el primer caso conocido de un paisano que hizo una parrillada con carne de vaca mutilada, y me explicaron que ellos mismos “a causa de la exposición con estos animales”, creen haber sufrido cambios inusuales en su organismo, desde una reducción acelerada de masa corporal hasta el desarrollo de una suerte de “súper fuerza”.

Muchos detalles de las vivencias de Raúl y Ester quedaron afuera de Invasores. Tras leer el libro, me escribieron:

“Muy buena presentación y muy interesante el contenido de Invasores. Referente a nuestras experiencias, te confirmo que, oportunamente, aparecieron en casa huellas tipo herradura, letras o caracteres de 5 cms de ancho por 50 cms de alto (dos palabras), faltaron 4800 litros de agua y hasta nos apareció una ranita color “verde telefónica”, muy armoniosa, pudiendo determinar que era arbórea, venenosa y de clima tropical (todo esto documentado), sucediéndose con el tiempo otras que hacen al mismo entorno.

“Hace unos días nos invitaron a exponer y explicar lo atinente al fenómeno Ovni y mostramos fotografías y videos propios, cosa que interesó a los pocos asistentes, toda gente conocida y ávida de saber al respecto, resultand, con sorpresa, que de aproximadamente 15/20 personas unas 10 habían tenido su propia experiencia personal. Próximamente comenzaré a recopilar esas “historias”.

“Nos agradó de sobremanera haber podido colaborar con tu libro (buena presentación) y esperamos poder contar con alguna visita tuya. A Ester le llamó la atención lo puntual de los detalles y las expresiones, en verdad la pasamos feo y no queremos reincidir con las mutilaciones.”

Raul Oscar Chávez y Ester Urban

Rosa Ester Urban, del CIUFOS La Pampa.Hace poco, le pedí a Raúl que desarrollara por escrito las experiencias que tuvo en su casa y su idea acerca de cómo se relaciona la aparición de la “ranita verde telefónica” con los casos de mutilación de ganado que han investigado. De paso, recordó la aparición de un texto anónimo que dibujaba en tiza una palabra cuyo significado desconocen: TISBEK.

“Fue un tiempo donde comenzaron a sucederse cosas un tanto atípicas como ser parras (uvas) deshidratadas, una acacia bolla (planta grande) con un sector de 1 metro de diámetro también disecado, deshidratado, como también ramas de una damasca (las plantas grandes se observó este detalle a unos 3 mts de altura, la parra en un lateral que da al patio y a unos 2 mts de altura). Una mañana observo que una de las paredes de la pileta de 4 x 6 mts (tenía en esos momentos unos 40 cms de agua), se mostraba húmeda en una franja que abarcaba todo su perímetro, de unos 20 cms de ancho. Por encima de esos 40 cmts, pese a recibir la luz solar (eran 9 A.M.), persistía esa humedad! Luego detectamos la presencia de esta ranita (había otra pero similar a las de esta zona), muy armónica, te diría estilizada, verde similar al de Telefónica, permaneció por espacio de dos días, le quería sacar fotos pero se me corría a la sombra y no contaba con la luz suficiente (tenía una reflex) y como un tonto no hice ninguna imagen con la JVC, paseaba montada sobre unas hojas y Ester me decía que era como que estaba atenta a mis movimientos, mis desplazamientos.

“A los dos días no la vimos más, nos tomamos el trabajo de vaciar la pileta en su totalidad y hallamos solamente otra rana, ahora ¿como hizo para trepar el 1, 1/2mt hasta la parte superior de la pileta? No lo sé. A los pocos días comienzan a detectarse trazos color tiza sobre el pasto del patio, en principio de unos 5 cms de ancho para expandirse hasta los 20/22 cms, conformando dos huellas (una dentro de la otra) tipo herradura de unos 2,30 x 4,30 mts. Estas terminaron uniéndose para dejar una impronta final que se aprecia en las fotos; inicialmente se detecta sobre la parte opuesta de la ‘cabeza’ de la herradura, la presencia de dos círculos de unos 40cms de diámetro.  Finalmente estas herradura fueron “borradas” del patio, se punteó la tierra, se la dio vuelta y se rellenó volviendo a aparecer en Set, con el pasto más duro y de un verde fuerte (la aparición de las mismas fue en enero de 2003).

“Con posterioridad detectamos en el mismo patio, trazos color tiza de unos 5 cmts de ancho por unos 50 cmts de alto, garficándose con posterioridad letras o caracteres conformando la palabra TISBEK (los trazos eran un tanto irregulares) apareciendo inicialmente B, E, K y luego el TIS. (Qué significado tiene esta escritura, no lo sabemos). Sí lo buscamos a través de Internet, pero no pudimos lograr una explicación. Aquí se pudo detectar la presencia de una avispa de cuerpo negro y alas color ladrillo de unos 5/7 cmts de largo (propias de la zona) muerta como asimismo un gorrión (la avispa comenzó como a querer levantar vuelo y quedó allí).

“Conversando con gente de la Facultad de Agronomía de la Universidad de La Pampa, se pudo determinar que la tierra, que se hallaba compactada, endurecida (solo entraba la punta de la pala), como expuesta a muy alta temperatura o radiación, detectándose con el pasar de los días que el pasto mantenía su estructura, su volumen; sólo que su coloración había cambiado tornándose amarilla un tanto apagado y que la microfauna había sido afectada, sin hallarse bichitos de ninguna especie tal como es habitual entre la pastura.

“Todo esto se dio en el transcurso de unos treinta días. ¿Si estos hechos están relacionados entre sí? Creemos que sí, ya que estos eventos no eran habituales en nuestra casa, ni pensábamos que pudieran ocurrir. Esta serie de eventos también fueron concordantes con nuestra desestabilización orgánica, corporal donde llegamos a perder unos 15 kgs. cada uno; aquí pensamos que la exposición a los animales, huellas, durante nuestras experiencias de campo, fue decisiva. Fuimos incorporando sin darnos cuenta todos esos residuales y nos tuvo a mal traer.

“Quiero recordar aquí respecto de la existencia de radiación por electromagnetismo y la presencia de agentes químicos o sus residuales, que “trabajados tratados” a una escala desconocida los que llegaron a producir a los animales quemaduras severas en el paladar duro y vías de ingesta, produciendo a la vez su muerte de forma súbita e inmediata. Los químicos sería del tipo Formaldehido y Oxindol, los que, usados en su estado “natural”, si bien tienen su incidencia respecto a los organismos, no llegan a producir los resultados señalados.”

Raúl Chávez y Ester Urban, integrantes del grupo CIUFOS -La Pampa, están interesados en conocer a otras personas con experiencias similares. Sus mails son: ciufoslapampa@yahoo.com.ar y raulyester2002@yahoo.com.ar

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s