Oscar A. Galíndez: “Invasores es la concreción de un espléndido trabajo de campo”

Oscar GalindezPosiblemente, Invasores no será comprendido por algunos ufólogos. ¿Por qué? Nunca faltan quienes cuestionan lo que no comprenden. Especialmente aquéllos que están habituados a un enfoque diferente al que plasma Invasores. Este libro es la concreción de un espléndido trabajo de campo, aunque deliberadamente no culmina en esa fase, sino que entra en otro terreno fascinante y aún inexplorado: el del mundo de los personajes que han referido experiencias extraordinarias, sean ciertas o no, y que el verdadero periodista -con espíritu inquieto e inquisitivo- no puede dejar de abordar.

Invasores clarifica liminarmente que la explicación de las causas generadores de los hechos por ellos narrados quedan a la prudente ponderación los ufólogos. En otras palabras, su autor se ha embarcado en una labor orientada hacia la recolección de sucesos asombrosos que -guste o no- han sido parte de la historia del hombre. Agostinelli los ha compilado con un empeño y denuedo dignos de ponderación. Los hechos, al menos como relatos de algo insólito, existieron. Y creo que el problema que el libro plantea es el de indagar las causas intrínsecas o exógenas que han obrado como generadoras del comportamiento de esas personas.
Salvando las distancias, estimo que sería ridículo cuestionar a aquellos periodistas que han dedicado sus vidas a investigar y compendiar Leyendas Urbanas. Jamás esos profesionales han asegurado la autenticidad de esas narraciones, pero tampoco han aseverado que las mismas no fueren reales. Son informadores de mitos o leyendas, y merecen nuestro respeto.
Por tal circunstancia, no puede calificarse peyorativamente a trabajos que -como Invasores– han ensayado un enfoque diferente al tradicional, en razón de que -a la postre- son eventos o relatos producidos por los propios Hombres.
Ovnis Un desafio a la cienciaEl analista sólo accede mediatamente a la narración a través de quien la reporta. Y esta sola circunstancia amerita su investigación, porque -como esos acontecimientos se dan en nuestra sociedad- son hechos sociológicos que no podemos ni debemos desconocer. El problema que el libro plantea es lógico y científico: ¿Por qué ciertos integrantes de la sociedad se comportan bajo ciertos parámetros fantásticos ante determinados estadios que parecen operar como factores potenciadores de esas historias? Es tan rescatable la fantástica descripción del hecho, como la portentosa elucubración de su relator. Ambos extremos son dignos de estudio.
Quienes se encierran en una postura dogmática frente vertientes investigativas novedosas no tienen en cuenta la advertencia de Mario Bunge: “Las discrepancias entre las previsiones téoricas y los hallazgos empíricos figuran entre los estímulos más fuertes para edificar nuevas teorías” (*).
Todo aquel que se precie de investigador científico, se enriquece con los debates y con el intercambio de opiniones, puesto que ello le permite enmendar errores y reelaborar nuevas proposiciones en pos de la búsqueda de la verdad.

Oscar A. Galíndez

(*) Bunge, Mario, La Ciencia. Su Metodología y su Filosofía, Edic. Siglo XX, Bs. As., 1981,p.19

¿Quién es Oscar A. Galíndez? Ver Protagonistas.

Véase también:

Aliengaucho, el Martín Fierro en lengua extraterrestre.

Primero fue el varkulets: Capítulo I de Invasores.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s